FIESTA DE LA INMACULADA

Usted está aquí

Agradecidos y contentos por el don de la Madre, por colmarla de gracia nos unimos a las palabras del poema:
Mirad hoy, resplandeciente,
a la Reina celestial.
Mirad cómo tiembla el mal
y se esconde la serpiente.

Vestida de sol ardiente,
la luna por pedestal
y, cual corona nupcial,
doce estrellas en la frente.

Es la Sierva y la Señora,
la Virgen profetizada,
del Sol naciente la Aurora.

Viene de gracia colmada,
pues su Hijo, en buena hora,
quiso hacerla Inmaculada.
FELIZ DIA DE LA INMACULADA