El regalo más valioso

Usted está aquí

El regalo más valioso para los hijos no son las cosas, sino el amor de los padres, dice el Papa.

“Recordemos que el don más valioso para los hijos no son las cosas, sino el amor de los padres. Y no me refiero sólo al amor de los padres hacia los hijos, sino al amor de los padres entre ellos, es decir, la relación conyugal. Esto hace tanto bien a ustedes y ¡también a sus hijos! ¡No descuidar a la familia!”, alentó.

El Santo Padre subrayó que “hablar con los hijos, escucharlos, preguntarles qué piensan, este diálogo entre los padres e hijos hace tanto bien, hace crecer en madurez a los hijos”.

Además, reiteró la importancia de los abuelos en las familias. “Los abuelos tienen la memoria, la sabiduría, no dejar a un lado a los abuelos, son muy importantes”.

“¿Que se discute en las familias? Lo sabemos todos, un matrimonio que no discute parece anormal, lo importante es no terminar la jornada sin hacer las paces”, señaló.

“Y ustedes padres cuando sus hijos han discutido antes de ir a la cama decirles ustedes que hagan la paz, dense la mano, dense un beso”, pidió.

Francisco alentó a las familias que si “han hecho la guerra durante el día” no permitan “que esta guerra se haga fría porque la guerra fría del día siguiente es más peligrosa de la guerra caliente ¿Entienden? Hacer la paz en la noche siempre”.

El Papa destacó luego que el Jubileo de la Misericordia se vive “también en la iglesia doméstica, ¡no sólo en los grandes eventos! Más bien, el Señor ama a quien practica la misericordia en las circunstancias ordinarias”.

“Esto quiero desearles: experimenten la alegría de la misericordia, comenzando por su familia”, señaló.
 

Categoría: